El Pastor Noel Ojeda con su esposa Jackeline, la hija Elizabeth y su hijo Nathanniel. Photo Courtesy Noel Ojeda

Bienvenida al Nuevo Coordinador Hispano de la Asociación de Indiana

Como muchos saben, llevé a cabo una gran parte de mi ministerio en la Asociación de Indiana. Durante veinticinco años tuve el privilegio de pastorear diez iglesias en cuatro distritos del estado, y de ser por un tiempo, coordinador hispano de la asociación.

En los años siguientes llegaron otros colegas en el ministerio, Rubén Rivera, Orlando Vásquez, Antonio Rosario y Víctor Jaeger, quienes sirvieron con éxito como coordinadores.

Cuando comencé mi responsabilidad como coordinador había solo una iglesia hispana organizada y un grupo que se estaba iniciando en la ciudad de Indianapolis. Gracias a la fidelidad de los hermanos, de los pastores hispanos y del liderazgo efectivo de los coordinadores, la asociación cuenta hoy con dieciséis iglesias y compañías hispanas, con casi dos mil miembros. Para mí es un placer presentar al nuevo coordinador hispano para la Asociación de Indiana, el pastor Noel Ojeda.

Noel Ojeda procede de Cuba, hijo de un pastor que trabajó en Cuba por varios años y que llegó junto con su familia a los Estados Unidos en el año 1995 en calidad de refugiado. En el año1999 Noel sintió el llamado de Dios para ser pastor, así que decidió estudiar para el ministerio en Atlantic Union College (abreviado AUC).  Después de graduarse de dicha institución en el año 2002, el pastor Ojeda comenzó su ministerio en la Asociación de Southern New England pastoreando dos iglesias en el estado de Connecticut.  En el año 2003 la asociación lo envió a la Universidad Andrews para estudiar una Maestría en Divinidad.  Se graduó en el año 2005 y regresó a la Asociación de Southern New England para servir como pastor. En el año 2013 fue nombrado coordinador hispano de esa misma asociación. Sirvió en esa capacidad hasta que aceptó el llamado de la Asociación de Indiana.

El pastor Ojeda y su esposa Jackeline han estado casados por dieciséis años, y tienen dos hijos, Nathaniel y Elizabeth.  Es interesante saber que a toda la familia le encanta la música; el pastor toca la trompeta, y la esposa y los hijos cantan alabanzas a Dios.  Le pregunté al pastor qué es lo que más le agrada del ministerio. Me respondió que su gran pasión es evangelismo, lo que incluye ayudar a los hermanos a ganar almas para Cristo. También le interesa trabajar con los jóvenes, fortalecer las familias y plantar nuevas congregaciones. Pero a la vez sabe que no es posible hacer nada sin el poder de Dios. De manera que ha mantenido por años la costumbre de orar por teléfono con dos amigos pastores a las 5:30 de la mañana cinco días de la semana.

Estamos agradecidos porque Dios está en el timón de la iglesia y dirige su obra. No hay duda de que con el cambio del liderazgo hispano en la Asociación de Indiana nuestro Dios nos seguirá guiando a la victoria. Pido sus oraciones por el pastor Ojeda y su familia para que puedan ser usados para el avance de la obra de Dios en esta asociación.